A la hora de abrir una franquicia, debemos tener clara la idea o ideas de negocio que queremos desarrollar. Debemos escoger el sector que nos interesa y apostar por un negocio en auge. Además, en estos tiempos en los que la tecnología es primordial, debemos decidir si queremos abrir una franquicia física o una franquicia en Internet.

Franquiciados

Podemos obtener mucha información para nuestro negocio a través de una  guía de franquicias.

Una vez elegido el modelo de negocio y la forma de la franquicia, el siguiente paso es poner en marcha la franquicia.

Desde que el franquiciado contacta con la central hasta que la actividad comienza a funcionar de verdad, suelen pasar unas diez semanas. Aunque dependiendo de la central, contaremos con unas condiciones, plazos y pasos a seguir distintos.

Para la mayoría de actividades, abrir una franquicia consta de 4 pasos principales:

En primer lugar, debemos ponernos en contacto con el franquiciador. Debemos conocer la central, cómo es y cómo funciona el negocio. Si ambas partes están de acuerdo, se firmará un precontrato de franquicia. Mediante este preacuerdo, el franquiciador otorga al franquiciado la reserva de una zona hasta encontrar un local adecuado. En esta firma, el franquiciado deberá abonar una cantidad, dependiendo de la franquicia, como parte del canon de entrada, y cuando se firme el contrato definitivo se abonará el resto.

Por otro lado, una vez firmado el preacuerdo, el franquiciado deberá encontrar un local para desarrollar su actividad. El franquiciador, en ocasiones, aconseja sobre el tipo de establecimiento y el lugar dónde ubicarlo para conseguir el mayor éxito en su actividad.

En ocasiones, la propia empresa busca los establecimientos donde abrir una franquicia a sus socios.

Una vez conseguidos los dos primeros pasos, debemos contar con la financiación necesaria. Hay franquicias exitosas pero que conllevan una gran inversión y otras franquicias que resultan muy rentables con el mismo éxito. Por ello, antes de decidir el tipo de franquicia que queremos abrir, debemos tener en cuenta los requisitos económicos que se necesitan. El franquiciado debe confirmar que dispone del dinero necesario para comenzar su actividad antes de firmar el precontrato para que no surja ningún imprevisto después por falta de financiación.

Esto es muy importante, ya que no sólo necesitaremos dinero para una inversión inicial, si no que deberemos tener un colchón económico para el desarrollo de la actividad durante los primeros meses de negocio.

Algunas empresas ayudan a sus franquiciados, en el momento de abrir una franquicia, a obtener financiación por parte de entidades bancarias.

El siguiente paso y último que debemos dar es la firma del contrato de franquicia, así como la puesta en marcha de nuestro negocio.

Para esta firma, debemos presentar un contrato de arrendamiento o escritura de propiedad del local, DNI o escritura de constitución de la sociedad, etc. Este es el momento en el que el franquiciado abonará el canon de entrada.

Ahora solo queda comenzar la actividad y trabajar duro para el desarrollo de nuestra actividad. Apostar por abrir una franquicia es en muchas ocasiones apostar por un negocio redondo.